El Concepto

Modo Elefante es un centro de meditación respiratoria con 5 habitaciones dobles, distribuidas en una propiedad de 3 hectáreas rodeadas de naturaleza. Los grupos de trabajo son siempre pequeños, garantizando así un ambiente íntimo y de recogimiento.

El centro es de naturaleza enteramente laica. Aquí la espiritualidad gira en torno a los principios universales de consciencia, amor, salud, paz y respeto, al margen de cualquier movimiento religioso.

A continuación podés hacerte una idea más amplia de la propuesta, repasando sus bases teórico-prácticas fundamentales.

MEDITACIÓN

Los momentos realmente profundos en meditación son impredecibles, únicos, inolvidables, siempre irrepetibles y por lo general, indescriptibles. Son como un viaje de auto-descubrimiento por inexploradas tierras internas, el cual se completa sólo cuando abrimos los ojos con percepciones "del más allá" diferentes a las de todos aquellos que nunca se han embarcado en experiencias de este tipo… Son como el episodio de una iniciación ceremonial que celebra conectarse a una fuente interna de energía inagotable.

Las rutinas en Modo Elefante se basan en técnicas ancestrales de meditación, ejercicios respiratorios y prácticas de movimiento físico de la cultura del yoga antiguo, como lo hacían en comunidades espirituales laicas de la vieja India hace miles de años.

MEDITACIONES RESPIRATORIAS

La meditación respiratoria se practica para acceder a las fuerzas emocionales del cuerpo y la mente. Respirar es un proceso fisiológico de absorción de energía y la forma cómo respiramos detona vibraciones que influencian la totalidad de nuestro ser.

La respiración está directamente conectada al cerebro y sistema nervioso central, siendo el proceso más vital de la estructura humana. También tiene conexión con el hipotálamo, la parte del cerebro involucrada en las respuestas emocionales. El hipotálamo a su vez es responsable de transformar la percepción en experiencia cognitiva.

De esta forma Modo Elefante usa la respiración como un eje fundamental del auto-conocimiento, y lo hace a través de patrones ancestrales que crean estados de conexión profunda con el fin de observarnos bajo una perspectiva interna distinta a la habitual.

YOGA ANTIGUO

El yoga antiguo es simple, laico, poético y basado en una tendencia meditativa acorde a los principios que le dieron origen en la India clásica.

Su objetivo más básico radica en fortalecer las siguientes cuatro facultades de la mente a través de posturas y ejercicios de respiración:

I. Destreza.
II. Desapego.
III. Conocimiento.
IV. Poder.

Además ve la vida de forma holística con de los siguientes cuatro pilares:

I. Dieta saludable.
II. Recreación saludable.
III. Rutinas saludables.
IV. Pensamientos saludables.

FILOSOFÍA SAMKHYA

Samkhya es una de las primeras estructuras filosóficas de la humanidad y marco teórico del yoga antiguo (comienza a gestarse hace aproximadamente 3,000 años)

En ella por primera vez la mente humana se atreve a cuestionar los conceptos de consciencia y evolución sin necesidad de acudir a una entidad divina que responda sus interrogantes.

El resultado: un elegante esquema de 25 puntos sobre la evolución de la consciencia, el cual exhibe una completa libertad del pensamiento junto a su respectiva confianza en la sabiduría agnóstica.

MOVIMIENTO

El movimiento a nivel de articulaciones y sistemas endocrino y nervioso es clave, ya que en el cuerpo se densifica todo nuestro espectro emocional, nuestras reacciones y programa de creencias.

Al hacer ejercicio físico junto a patrones respiratorios específicos creamos equilibrio en estos sistemas, lo cual abre un canal de energía que va directo a la mente, donde inicia el verdadero proceso de autoconocimiento y sanación impulsado por la meditación.

Tanto las meditaciones así como los patrones respiratorios que se practican en Modo Elefante generan un grado de movimiento destinado a remover la energía emocional que se aloja en las diferentes partes del cuerpo.

BAÑOS DE AGUA FRÍA

El agua fría es uno de los elementos más poderosos para estimular la inteligencia celular y activar los sistemas nervioso e inmunológico.

De ahí que los baños de agua fría cambien la forma en que fluidos tales como la sangre y la linfa fluyen a través de toda nuestra estructura física; los vasos sanguíneos se contraen durante el frío, y luego se expanden cuando el cuerpo vuelve a calentarse después del baño.

Este proceso ayuda a eliminar los desechos metabólicos almacenados en el cuerpo, aumenta la producción de hormonas como la dopamina, serotonina y endorfinas, lleva oxígeno y nutrientes a los músculos, y fortalece la estructura físico-mental en su totalidad, lo cual optimiza considerablemente nuestra experiencia meditativa.

Por lo anterior, en Modo Elefante promuevo la práctica de tomar duchas frías antes de realizar las meditaciones respiratorias (no hay agua caliente en las habitaciones).

Espero verte pronto por acá!

Antonio.

×